Glaucoma

glaucomaEl glaucoma es un grupo de trastornos en los cuales se dañan los tejidos del ojo. Por lo general es afectado el nervio óptico, pero en situaciones como el glaucoma agudo de ángulo cerrado también se dañan el cristalino, la cornea y otras estructuras. La presión intraocular es uno de los factores causales de la lesión. El glaucoma es un grupo muy heterogéneo de anormalidades. En el glaucoma primario agudo (ángulo cerrado) la única causa del daño es la elevación de la presión intraocular; el paciente casi siempre sufre un dolor muy intenso y la ceguera puede sobrevenir en dos horas. En el glaucoma de ángulo abierto y de presión baja, el paciente no presenta síntomas hasta que el daño es importante. La presión intraocular juega solo un pequeño papel en la enfermedad; de hecho, las cifras de presión pueden ser inferiores a lo normal. Es probable que deban pasar 15 años o más antes de que el paciente evidencie síntomas. Todas estas alteraciones se llaman glaucoma, pero es obvio que son muy diferentes.

¿Quien padece glaucoma? ¿Por qué se eleva la presión intraocular?

Normalmente la presión del ojo se mantiene alrededor de 15mm de mercurio. La presión dentro del ojo es el resultado del equilibrio de humor acuoso y sangre que entran y salen del ojo, la perdida de este equilibrio conduce a hipertensión ocular.

La pérdida de visión periférica no es signo de advertencia de glaucoma, puesto que en el glaucoma la pérdida de visión se inicia en la visión “hacia dentro”: el área nasal del campo visual. Esto explica porque los pacientes casi nunca advierten la pérdida de visión hasta que el daño es importante.

¿Cuál es la patogenia del glaucoma?

La patogenia del daño glaucomatoso del nervio óptico solo se conoce en parte; en algunos casos la deformación mecánica del nervio con arqueamiento posterior de la lámina cribosa desempeña una función muy importante en el daño nervioso. En otros casos parece que la isquemia (falta de riego sanguíneo) es la causa principal y tal vez única en el daño del nervio óptico. Un descenso súbito de la presión sanguínea puede ocasionar una caída brusca de la presión de perfusión del nervio óptico. Esta es una respuesta probable a la oclusión de la arteria carótida o el tratamiento de un aneurisma intracraneal, en cuyo caso la progresión súbita de la depresión se relaciona con agravación campimetrica del lado con hipoperfusión de grandes vasos también puede suceder en una disminución súbita de la presión sanguínea como reacción a hemorragia aguda, traumatismo o agente farmacológicos, que se relacionan con progresión aguda de la pérdida del campo visual en ambos ojos.

El objetivo terapéutico principal de un individuo con glaucoma es la conservación o la posible mejoría de la salud de la persona. Una manera de alcanzar esta meta es mantener la visión del individuo. Una forma de conservar la visión es reducir la presión intraocular. Sin embargo a veces se olvida el objetivo primordial sobre todo en pacientes que se preocupan más de la presión intraocular que de su salud general. El nivel de la presión intraocular solo es uno de muchos factores que se relacionan con la conservación de la visión y la salud. Todos los tratamientos diseñados para reducir la presión intraocular especialmente los tratamientos médicos tienen efectos colaterales que pueden ser dañinos para la salud.

Los colirios son peligrosos porque se absorben en forma directa hacia la corriente sanguínea, por lo tanto es probable que haya efectos colaterales nocivos para la salud general.

No existe un “mejor” tratamiento para el glaucoma los colirios son mejores para algunos tipos de enfermedad en ciertas situaciones. La intervención quirúrgica inmediata casi siempre es apropiada en lactantes con glaucoma congénito y adultos con aumento grave de la presión con cierre angular. La trabeculoplastia con láser de argón a menudo es el tratamiento preferido para pacientes con síndrome de exfoliación o de dispersión de pigmento. La extirpación del ojo es el mejor tratamiento para glaucoma secundario a un tumor o neovascularizacion grave consecutiva a diabetes. En algunas personas con glaucoma aun cuando tienen daño importante es mejor vigilarlos sin tratamiento médico o quirúrgico alguno.

¿En qué porcentaje de pacientes el tratamiento adecuado del glaucoma conduce a la estabilización del proceso patológico?

La respuesta depende del tipo de glaucoma, la magnitud del daño, el momento del diagnostico, las capacidades del paciente para su tratamiento personal y varios factores mas.

Pacientes que ameritan referencia al oftalmólogo para valoración de posible glaucoma.

  • Antecedentes familiares de perdida visual glaucomatosa
  • Presión intraocular mayor de 21
  • Miopes
  • Antecedentes de visión nebulosa, a menudo por las tardes y a veces relacionada con cefalea
  • Pacientes que tienen visión de 20/20 en ambos ojos pero que sienten que su función visual a desmejorado.

También los lactantes con lagrimeo y fotofobia, en especial cuando el ojo se ve opaco o grande, también deben referirse con el oftalmólogo, al igual que los adultos con cámara anterior estrecha, dolor ocular o disminución visual.